• La estación de servicio, que estará ubicada en Vilalba (Lugo), dispondrá de un tanque de 60 m3 de GNL, un surtidor de GNL y dos de GNC, que permitirán el repostaje de vehículos, tanto ligeros como pesados.
  • La implantación estratégica cercana a la autovía A-8, punto de partida del corredor cantábrico, asegurará la posibilidad de repostaje a la totalidad de las flotas en Galicia con destino al norte de España y Francia/Europa.

El director de Proyectos de Movilidad de Naturgy, Alfonso del Río y el gerente de la estación de servicio Vallibria, Adolfo Pérez Díaz, suscribieron esta mañana el contrato para la construcción de la primera estación pública dual de gas natural licuado y comprimido (GNL/GNC) en Galicia. La gasinera estará ubicada en la estación de servicio Vallibria en Martiñán (Vilalba, Lugo), en la N-634, una localización de gran valor estratégico por su cercanía a la autovía A-8, punto de partida del corredor cantábrico, asegurando la posibilidad de repostaje a la totalidad de las flotas en Galicia con destino al norte de España y Francia/Europa.

La estación dispondrá de un tanque de 60 m3 de GNL, un surtidor de GNL y dos de GNC y permitirá el repostaje de vehículos, tanto ligeros como pesados. La construcción de esta gasinera, prevista para el mes de octubre, dará competitividad al sector del transporte gallego y cubrirá con iniciativa privada la carencia de infraestructuras de GNL en el corredor cantábrico, ya que la A-8 no está incluida en los proyectos de desarrollo de transporte europeo, proyectos que disponen de ayudas para el fomento de este tipo de infraestructuras.

La puesta en marcha de esta nueva estación de suministro de gas natural se enmarca en el proyecto de fomento de la movilidad de Naturgy, cuyo objetivo es potenciar la utilización del gas natural como combustible como la mejor alternativa sostenible frente a los combustibles fósiles derivados del petróleo e impulsar la red de estaciones en Galicia, ya que dará apoyo a las estaciones de GNC que la compañía tiene en San Cibrao das Viñas (Ourense) y a las que están actualmente en construcción en Santiago de Compostela y Vigo.

Una alternativa real, sostenible y económica como combustible para transporte

El gas natural vehicular (GNV) es hoy una alternativa real, sostenible y económica a los combustibles tradicionales para el transporte, tanto particular, como de mercancías y ligero. Cualquier tipo de vehículo puede funcionar con gas natural: coches, furgonetas, autobuses, camiones pesados y trenes ya utilizan este combustible.

Los 18 millones de vehículos de gas natural en el mundo demuestran su viabilidad técnica, siendo la energía más eficiente y sostenible, ya que conjuga en equilibrio importantes ventajas económicas y ambientales, a través de la reducción de emisiones y de una menor contaminación acústica. Además, el GNL es la única alternativa al gasóleo en el transporte de larga distancia por su competitividad económica y para reducir las emisiones contaminantes.

El gas natural para el transporte contribuye a la mejora la calidad del aire, ya que reduce en más de un 85% las emisiones de óxidos de nitrógeno y casi el 100% de partículas sólidas, los principales contaminantes que afectan a la salud. Puede generar un 20 % menos de emisiones de CO2 que el diésel y, si se utiliza biogás, el impacto medioambiental puede reducirse hasta en un 100%.

Respecto a la contaminación acústica, los vehículos que funcionan con gas natural producen un 50% menos de ruido y vibraciones que un diésel. Este factor tiene especial relevancia en las flotas que realizan trabajos nocturnos como son los camiones de recogida de basuras.

Los vehículos que utilizan este combustible consiguen la etiqueta ECO de la Dirección General de Tráfico, lo que les permite beneficiarse de libre accesibilidad al centro de las ciudades en periodos de alta contaminación, de incentivos fiscales y bonificaciones en zonas de estacionamiento regulado, entre otras ventajas. Así, la creación de la nueva gasinera en Vilalba permitirá que el transporte con pasajeros se pueda realizar en vías urbanas mediante un transporte ECO, gracias al reciente desarrollo de los primeros autobuses interurbanos con GNL.

Además, la utilización de gas natural vehicular como carburante supone un importante ahorro económico para los usuarios. Llenar un depósito de gas natural es un 50% más barato que repostar gasolina y un 30% más económico que el diésel.

 

A Coruña, 22 de marzo de 2019.

Imágenes